miércoles, 4 de junio de 2014

Una flor roja para el Deli



Simplemente eso.
Una flor roja que diga que acá estamos; que no nos olvidamos, que en ésta seguimos juntos.
Una flor roja para decir que pese a la tristeza, juntos también vamos a vencer.


***



el Deli



No voy a decir otra cosa, excepto que

desde hace unos meses

las tareas se nos apilan en una larga lista, Deli.



“Que necesitamos releer a Lenin”;

“Que hay que pintar las paredes del comedor del barrio”;

“Que hay que recuperar el sindicato”;

(Que en la asamblea te echan de menos y aseguran

que hace falta que estés vos.

Que urge arriar para siempre la mansedumbre

de todo pecho y hacerle su lugar a la justicia

a pedradas si es preciso.

Que sí, desde luego;

necesitamos leer a Lenin).



Por el barrio hay quien pregunta

quién va, ahora, a darles ánimo a las vecinas

justo en esta mañana

que apila nubarrones

y quisiéramos creer que a nuestros

rostros los baña solo lluvia.

Que cómo es eso de que el Deli

va meramente en nosotros y en nuestras banderas

y no llevándolas él, ahí; primero en la fila.



Caminemos, nomás.

“Que hace falta avanzar con la escuela”;

“Que hay que echar a esa runfla de punteros”;

“Que al Che no hay que portarlo en bonitas remeras

sin antes grabarlo en la conducta”.

Que nos vemos, que hasta siempre;

que nos cruzamos cualquier día

en el Trabajo Voluntario.



Sea. En eso estamos.

Que tu sonrisa y una triunfante bandera roja

se confundan alguna madrugada

en una misma cosa.

Que sí;

que venceremos, Deli.


 4 de junio de 2014
Mariano Garrido

Contador web