domingo, 7 de septiembre de 2008

Tan simple como una rosa roja


Hay una historia detrás del poema. Hay una huelga en el medio de Asturias. Hay un combate entre el pueblo y soldados. Hay una niña cuidando una plaza. Hay una niña trepada a una torre. Hay una joven tirando en la cima. Hay una Aída matando a los guardias.

Aída Lafuente, dieciséis años. Caída en la huelga revolucionaria de Asturias, 1934; vuelta memoria de su pueblo y vuelta versos casi anónimos, casi de todos, casi del viento. Aída Lafuente, una niña, trepada a la cima de una torre poniendo a raya a los soldados con una ametralladora. Así de simple, como una rosa roja.


***


LA LIBERTARIA

A la memoria de Aída Lafuente, muerta en la cuenca minera de
Asturias, Madrid, 1935

Estaba toda manchada de sangre,
estaba toda matando a los guardias,
estaba toda manchada de barro,
estaba toda manchada de cielo,
Estaba toda manchada de España.

Ven, catalán jornalero, a su entierro,
ven, campesino andaluz, a su entierro,
ven a su entierro, yuntero extremeño,
ven a su entierro, pescador gallego,
ven, leñador vizcaíno, a su entierro,
ven, labrador castellano a su entierro,
no dejéis solo al minero asturiano.
.
Ven, porque estaba manchada de España,
ven, porque era la novia de Octubre,
ven, porque era la rosa de Octubre,
ven, porque era la novia de España.
.
No dejéis sola su tumba del campo
donde se mezclan el carbón y la sangre,
florezca siempre la flor de su sangre
sobre su cuerpo vestido de rojo,
no dejéis sola su tumba del aire.
.
Cuando desfilan los guardias de asalto,
cuando el obispo revista las tropas,
cuando el verdugo tortura al minero,

Ella, agitando su túnica roja,
quiere salir de la tumba del viento,
quiere salir y llamaros hermanos
y renovaros valor y esperanza
y recordaros la fecha de Octubre
cuando caían las frutas de acero
y estaba toda manchada de España
y estaba toda la novia de Octubre
y estaba toda la rosa de Octubre
y estaba toda la madre de España.

Raúl González Tuñón
(De La rosa blindada; 1936)

Contador web