lunes, 14 de enero de 2008

la falsa paz




¿Quién desea la paz? ¿Quiénes dicen defenderla? ¿Un fabricante de armas, un coronel sudamericano de bigotes anchos y sable dispuesto, un capitán de la industria, un marine norteamericano? ¿Cualquiera de ellos acaso dudaría en decirse amante de la paz? ¿Y los pueblos? ¿Aman la paz quienes aceptan mansamente los grilletes? ¿Quienes se los sacuden con fiereza son enemigos de la paz? ¿Libertad, igualdad, fraternidad? ¿No es cierta aquella frase en que Anatole France expresa que todos los pobres tienen la libertad de morirse de hambre bajo los puentes de París?

¿A morirse en paz?

***

La falsa paz

Peor que la guerra, ¿qué?
¡La paz, la paz!
Esa paz que suena a tiro
y que mata sin alarma.
¡Paz, paz, paz!

Gabriel Celaya

(Del poema "Señales de alarma", en el libro El hilo rojo; 1979)



Contador web