viernes, 21 de diciembre de 2007

egepé


El E.G.P., Ejército Guerrillero del Pueblo, fue una de las primeras experiencias de la guerrilla marxista en el Cono Sur. No fue, lo que se dice, la mejor experiencia; muchos la han criticado con dureza, y con más oportunismo editorial que lucidez. Habrá quienes diserten más o menos atinadamente sobre aquellos jóvenes, sobre su máximo referente local, el militante y periodista Jorge Ricardo Masetti. Sin embargo, aquel puñado de hombres, lejos de todo interés particular, supo escribir historia con sus huesos, en un terreno donde poco había escrito, y casi todo por escribir. Y eso debería plantear un marco, muchas veces ausente, para quienes emiten juicios condenatorios, las más de las veces, tan descalificadores como livianos.

Alberto Szpunberg, poeta e intelectual vinculado al grupo, escribe un apartado titulado "egepé" en su libro EL CHE AMOR, premiado en el certamen de Casa de las Américas (La Habana, 1965). A dicho libro (y a dicho apartado) pertenece el siguiente poema. Un homenaje justo a quienes escriben la historia lejos de toda comodidad, y un mínimo desagravio ante tanta operación de marketing con inculpaciones falaces al estilo Jorge Lanata.
***


el guerrillero Diego

Pasará el mal tiempo el buen tiempo lloverá
se secará la lluvia sobre la tierra
y alguien le pondrá diego a su hijo sin saber nada de nada
quizá por los ojos por la manera del primer llanto deberá llamarse diego
de su sangre ya nada queda sobre la tierra
sólo el musgo tan suave la humedad
el río las piedras entre jujuy y salta
sigue trayendo fabulando siempre cosas
diego morirá una vez otra vez
las condiciones del tiempo son variables
haciéndose que matan por la calle
nuestros hijos jugarán a que son diego
y vamos a que aun todos callaban pero él
ya iba quedando así de íntimo con la tierra.


Alberto Szpunberg

(De El che amor; 1965)

Contador web