miércoles, 19 de diciembre de 2007

Exilio

De la copiosa literatura del exilio provocado por las últimas dictaduras militares en América latina, mucho podría decirse. Pero hay que empezar por algún lado. Éste, por ejemplo.


Exilio

Expulsados de la selva del sur de Sumatra
por los hombres que vienen a poblarla,
130 elefantes emprendieron hoy una larga marcha
de 35 días hacia la nueva ciudad que les fue asignada.
(AFP. 18/11/82)


no hay sitio para los elefantes/
ayer los expulsaron de la selva en Sumatra
mañana alguien les impedirá la entrada al Unión Bar
yo integro esa manada hacia Lebong Hitam
yo sigo a la hembra guía
cargo con la joroba de todas mis valijas sobre las
cuatro patas del infierno

llegarán a destino –dijo un diario en Yakarta–
los colmillos embisten telarañas de niebla
llegarán a destino/
viejas empalizadas que sucumben bajo mareas de carne
llegarán –dijo el diario–

mas la estampida cruza por suelos pantanosos
y mi patria
la mía
es sólo esta manada de elefantes que ha extraviado su rumbo
¡guarde celosamente la selva impenetrable a este ulular de bestias!
tambores y petardos acompañan
algo de todo el polvo que levantan/es mío.

Jorge Boccanera
(De Polvo para morder; 1985)

Contador web