lunes, 29 de junio de 2015

La poesía en la consigna



Hace más de ochenta años, tal vez en una libreta de apuntes, el poeta y dramaturgo anotaba. Luego del exilio y la persecución nazi; del exterminio y de la segunda gran guerra en la que perdiera un hijo; luego de marchas y contramarchas que lo hallaron siempre bajo las banderas del pueblo (y sin confundirse cuando el pueblo abrazaba banderas que no eran las suyas), Brecht seguía escribiendo. ¿Qué había logrado, pues? ¿Persecuciones? ¿Destierro? ¿Coyunturales victorias en un estado obrero que tampoco lo conformaría del todo, pero por el cual estaba dispuesto a seguir peleando? Brecht escribía. Teatro y poesía hermanados con la vida. Estética y política, poesía y consignas, para que la crítica se desgañitara impotente en su prédica que quiere extirparle la lucha de clases al arte. "Belleza en la barricada", como titularía años más tarde Zito Lema a un libro de poemas.
No es raro que poemas como los de Brecht vengan a la memoria o al pecho cada vez que junio esparce recuerdos y golpea, como la lluvia ahora sobre el pavimento. Y pasa Darío, y pasa Maxi; peleando cuando la corriente parece pregonar lo contrario, cuando la resignación y la adaptación son elevadas a axiomas. Y ellos ahí... Poniendo el pecho, y no salvándose solos.

El peor analfabeto, decía Brecht, es el analfabeto político. Y apuntaba en su libreta. Con el pellejo algo curtido, y lejos de todo pragmatismo, concluía que pese a todo, siempre había que luchar.
En eso estamos.



***

Nuestras derrotas no demuestran nada
 
Cuando los que luchan contra la injusticia
muestran sus caras ensangrentadas, la incomodidad
de los que están a salvo 
es grande.
 
¿Por qué se quejan ustedes?, les preguntan.
¿No han combatido la injusticia? Ahora
ella los derrotó.
No protesten.
 
El que lucha debe saber perder.
El que busca pelea se expone al peligro.
El que enseña la violencia
no debe culpar a la violencia.
 
Ay, amigos.
Ustedes que están asegurados,
¿por qué tanta hostilidad? ¿Acaso somos
vuestros enemigos los que somos enemigos de la injusticia?
Cuando los que luchan contra la injusticia están vencidos,
no por eso tiene razón la injusticia.
 
Nuestras derrotas lo único que demuestran
es que somos pocos 
los que luchamos contra la infamia.
Y de los espectadores, esperamos
que al menos se sientan avergonzados.
 
Bertolt Brecht;
en 80 poemas y canciones

Contador web